• facebook
  • twitter
  • youtube

cooperacion espanola

Prioridades de la AECID

La Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo (ley 23/1998, de 7 de julio) establece las prioridades básicas del trabajo de la AECID, que se desarrollan periódicamente en el Plan Director de la Cooperación Española y en los Planes Anuales de Cooperación Internacional (PACI).

Prioridades Sectoriales

A diferencia de ciclos anteriores que estructuraban la acción en torno a prioridades sectoriales, temáticas e instrumentales, el presente Plan Director evoluciona y se orienta estratégicamente alrededor de estas orientaciones generales y sus correspondientes líneas de acción que ayudan a focalizar todos los esfuerzos (ya sean canalizados por vías multilaterales o bilaterales) en una dirección concreta. En el caso de los programas país, a partir de este marco estratégico se definirán en diálogo con cada país socio (proceso MAP), los resultados de desarrollo a los que la CE pretende contribuir en los próximos años. Los elementos que impulsan nuestra acción se estructuran en tres niveles entre los que existe una relación de interdependencia, y que incorporan la agenda internacional, los ámbitos regionales y el trabajo en cada país.

De esta manera se irá definiendo la política sectorial que mejor contribuya a la consecución de los objetivos, donde el mayor grado de definición se logrará cuanto más cercanos nos encontremos al nivel país. Los tres niveles son:

  1. Las Orientaciones de la CE, que se definen de manera general y que materializan las principales apuestas de la Cooperación expresadas en la agenda internacional de desarrollo (ODM) y la posición española en los foros internacionales. Los  grandes retos a los que aspiramos  son:
    • Consolidar los procesos democráticos y el Estado de derecho
    • Reducir las desigualdades y la vulnerabilidad a la pobreza extrema y a la crisis
    • Promover oportunidades económicas para los más pobres
    • Fomentar sistemas de cohesión social, enfatizando los servicios sociales básicos
    • Promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género
    • Mejorar la provisión de Bienes Públicos Globales y Regionales
    • Responder a la crisis humanitaria con calidad
    • Construir una ciudadanía global comprometida con el desarrollo
  2. Las líneas de acción que se desprenden de cada una de las orientaciones y que proporcionan un marco más específico de características comunes con elementos sectoriales. Estas líneas proponen algunas categorías que permiten establecer un trabajo diferenciado para cada contexto y ayudan a definir un último nivel de Resultados de Desarrollo.
  3. Los Resultados de Desarrollo que son definidos en los procesos de diálogo con los países socios (MAP o similares) y contextualizados a cada realidad particular nacional o regional. Un reto de esta etapa es lograr acotar sustancialmente estos resultados con el fin de asegurar una eficacia mayor de nuestra actuación.

A partir de las orientaciones estratégicas y con ayuda de las Estrategias Sectoriales de la Cooperación Española y, en la AECID, de los Planes de Actuación Sectorial, se tenderá a limitar las líneas de actuación en función de las prioridades de desarrollo de nuestros socios y de nuestra propia ventaja comparativa. El objetivo es doble: mejorar el impacto con menos recursos y reducir la fragmentación de cada programa.

Prioridades Geográficas

En el medio plazo la Cooperación Española (CE) estará concentrada en un máximo de 23 países, Países de Asociación (PA) como se índica en la siguiente tabla:

América Latina y el Caribe (12 países)

Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, República Dominicana

Norte de África y Oriente Próximo (4 países)

Mauritania, Marruecos, Población Saharaui, Territorios Palestinos

África Subsahariana Occidental (3 países)

Mali, Níger, Senegal

África Central, Oriental y Austral (3 países)

Etiopía, Guinea Ecuatorial, Mozambique

Asia (1país)

Filipinas

La CE se focalizará principalmente en países de renta media en América Latina y el Caribe y en el Norte de África y Oriente Próximo, y de renta baja en África Subsahariana. En los próximos 4 años la CE habrá cerrado o rediseñado 29 programas país tal y como existen actualmente:

8 en América Latina y Caribe

Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá, Uruguay y Venezuela

9 en África Subsahariana

Angola, Cabo Verde, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Namibia, RD Congo, Sudan y Sudan del Sur

7 en Norte de África y Oriente Próximo

Argelia, Egipto, Irak, Jordania, Líbano, Siria y Túnez

5 en Asia

Afganistán, Bangladesh, Camboya, Timor-Este y Vietnam

La elección de los Países de Asociación no agota el proceso de concentración pues se iniciaría un periodo de reorientación de los programas en esos mismos países, en el marco del diálogo con el país socio, otros donantes y actores de la CE, que culminará en la definición de estrategias diferenciadas por países. El cambio de orientación en los programas implica abordar ejercicios de racionalización, incluyendo la concentración en menos resultados y una adecuación de los instrumento. En algunos países de renta media alta se diseñarán estrategias basadas en un modelo horizontal de cooperación, centrándose en contribuir a bienes públicos globales y regionales, y utilizando instrumentos como la cooperación triangular y otros vinculados con el intercambio de conocimientos, innovación, investigación y el desarrollo.

Los casos en los cuales se decide cerrar el programa país, se elaborará un Plan de Salida -consulta con el país socio y otros actores de la CE-. En cada Plan se definirá la evolución decreciente del marco presupuestario, la decisión de no iniciar nuevas actividades, una estrategia para cerrar programas en curso.